En unas cuantas ocasiones, a la hora de encargar un pin, no habrás tenido mucha idea de por dónde tirar. A pesar de lo que pueda parecer, el mundo de los pines es muy completo y son variados los materiales, las terminaciones, formas, colores o cierres. Como has podido comprobar si has trabajado con nosotros, te sabremos guiar y aconsejar como te mereces para que escojas tu mejor opción y no te arrepientas de ello. Hablando de mejores opciones, esta semana, queremos compartir con vosotros la que para nosotros es la joya de la corona y que si la conocéis, lo será también para vosotros.

Estamos hablando del pin de esmalte fuerte, el mejor de los pines esmaltados. En el mundo especializado, es un producto respetado por diversos motivos: su calidad, su durabilidad, su aspecto brillante que le hace parecerse a una pieza de joyería además de su suavidad al tacto. Os estaréis preguntado, ¿Cómo conseguir una pieza así? Pues es más fácil de lo que parece. ¡Vayamos a ello! Se siguen tres pasos:

  1. Se vierte el polvo de esmalte cristalino en las superficies en las que se crea el estampado.
  2. Debido a las altas temperaturas, el esmalte se endurece y alcanza la misma altura que los bordes del metal que constituye el pin.
  3. Posteriormente y por último, se lleva a cabo un pulido especial que le proporciona la suavidad que los destaca.

Sus usos son muchos pero siempre abunda en los mejores ambientes. Quienes reconocen la calidad y el trabajo bien hecho son los que lo escogen.

¿Eres uno de ellos?                                                                                            

¿Por qué no contactas con nosotros y preguntas por tu ficha técnica? 

Pide GRATIS tu presupuesto